Pequeños cambios en el embarazo que te evitarán molestias

Publicado por:

– ¡Bebés arriba!

Con el aumento de peso del abdomen la zona lumbar se va curvando y la postura se resiente. Para evitarlo procura “llevar a tu bebé alto”. Esto quiere decir que no dejes que la barriga caiga hacia delante, intenta aplanar suavemente la zona lumbar.

bebe altoImagen: María Pérez

Prueba colocándote de pie con tu espalda apoyada en la pared, las rodillas ligeramente flexionadas y los pies a la anchura de las caderas. Pon tu mano en la columna a la altura de la zona lumbar e intenta aplastarla suavemente basculando la pelvis hacia atrás y llevando el pubis hacia delante. Es un movimiento pequeño, no hace falta que llegues a tocar la pared con las lumbares. Siente las diferencias en tu cuerpo cuando dejas caer la tripa y cuando aplanas la parte baja de la espalda.

– Como dice la canción

Según un estudio publicado por la Universidad de Granada “el 68% [de las mujeres] no cumple las recomendaciones de actividad física moderada estipuladas (al menos 30 minutos durante cinco días a la semana) ni antes ni durante el embarazo, y un 20% de las mujeres no participa en ninguna actividad física en su tiempo libre.”

En mayor o menor medida conocemos las ventajas y beneficios que nos aporta el ejercicio físico. Entonces ¿Por qué no nos aplicamos el cuento? En esta etapa la pereza o el miedo pueden ser dos de los motivos.

En cuanto a la pereza ¡No tenemos excusa! Existe una gran oferta para todos los gustos. Siempre dependerá de tu situación y preferencias, por ejemplo si quieres empezar una actividad nueva o si practicas deporte habitualmente.

Si el miedo es lo que te paraliza habla con tu matrona, lee, pregunta a tu médico, busca grupos de ejercicio para embarazadas… No dudes en informarte pues la información será un gran aliado frente a todos los miedos que te puedan surgir durante el embarazo.

Sin duda te sentirás mejor, conocerás más a tu cuerpo y tendrás más energía.

– Un poco de relax.

relax embarazoImagen: olga.palma

Sabemos que el estado de ánimo materno afecta al bebé. Por lo tanto si estás estresada y te relajas él también lo notará. No hace falta que sean relajaciones largas, simplemente con prestar unos minutos atención a tu respiración, incluso mientras estés haciendo otra cosa, puede ser suficiente. Por supuesto puedes dedicarle todo el tiempo que quieras o buscar actividades que te ayuden.

–  Escucha a tu cuerpo.

Pocas veces nos paramos a escuchar a nuestro cuerpo y sin embargo es la única forma de saber qué necesitamos en cada momento. Si nunca lo has hecho puede ser complicado o sonarte a chino. En clases de movimiento consciente como pilates o yoga se da mucha importancia a la escucha y podrás vivir por ti misma los beneficios que nos aporta. También puedes probar con la meditación. Además en esta etapa te ayudará a llevar un embarazo consciente, a sentir y reforzar el vínculo con tu bebé y mejorar la confianza en ti misma y en tu cuerpo.

¿Se te ocurre alguno más?

Fuentes:
– Amezcúa-Prieto C, Olmedo-Requena R, Jiménez-Mejías E, Mozas-Moreno J, Lardelli-Claret P, Jiménez-Moleón JJ. Factors associated with changes in leisure time physical activity during early pregnancy. Int J Gynaecol Obstet. 2013 May;121(2):127-31.

– British Neuroscience Association (2013, April 6). Fetal exposure to excessive stress hormones in the womb linked to adult mood disorders. ScienceDaily.

Publicado por María Pérez

0

Sobre el autor:

María Pérez es fisioterapeuta especializada en salud de la mujer, reeducación postural y ejercicio terapéutico. Además de pasar consulta en distintos centros en la Comunidad de Madrid también realiza talleres puntuales de distintas temáticas. Siempre en formación continua, desde 2016 organiza formaciones para profesionales interesados en conocer una visión global del cuerpo y del movimiento.

  Entradas relacionadas

Añadir un comentario