Incontinencia y rehabilitación del suelo pélvico ¿Por qué no está funcionando?

Publicado por:

Hoy no voy a hablar de los tipos de incontinencia y su tratamiento, tenemos mucha información en la red y quien la sufre puede que tenga hasta un diagnóstico preciso.

Quiero hablar de porqué un tratamiento basado sólo en ejercicios de suelo pélvico puede fracasar.

Trice 18_3 flickrImagen: Thrice 18/3

Me he encontrado muchas mujeres que tras uno o dos años de postparto y haber realizado esporádicamente ejercicios del suelo pélvico como los Kegel no han conseguido deshacerse de este incómodo síntoma.

Puede haber muchos motivos y probablemente aquí no ponga todos, lo que me gustaría es que reflexionemos, porque cada vez oímos hablar más sobre la necesidad de tonificar el suelo pélvico con ejercicios pero en problemas de este tipo hay mucho más:

– La constancia:

La constancia es crucial en cualquier cuestión relacionada con el periné. No nos engañemos, en cuanto al suelo pélvico (y nuestro cuerpo en general), nos tenemos que acostumbrar a  tenerlo presente y entrenarlo durante toda nuestra vida.

– Reconocer los músculos correctos:

“Después de estar haciendo durante un año los típicos ejercicios de Kegel me di cuenta de que estaba contrayendo los aductores y no el suelo pélvico”. Esta frase es más común de lo que pensamos.
La dificultad de entrenar esta musculatura es que si no nos guían es muy fácil confundirla con los glúteos, los aductores (en la parte interna del muslo) y/o los abdominales (aunque estos tienen una estrecha relación y se tiene que tener en cuenta en todos los casos).

– El diafragma:

Al respirar tu diafragma baja ayudando a los pulmones a llenarse de aire y aumentando la presión de la zona abdominal. Imagina tu cavidad abdominal como si fuera un globo, si hacemos presión por la parte superior la parte inferior del globo se va a distendir. Del mismo modo pasa con el suelo pélvico, simplemente con la respiración va a haber una respuesta del periné.
El diafragma torácico es  un músculo y por distintos motivos se puede contracturar o ponerse más tenso, aumentando la presión sobre el suelo pélvico de forma constante. Si esto lo asociamos a una debilidad tenemos los ingredientes para que la incontinencia se mantenga en el tiempo y pueda llegar a ser crónica.

– Los hábitos a la hora de ir al baño:

Desde que nos  “independizamos” de nuestros padres para ir al baño cogemos hábitos y rutinas propias, sin cuestionarnos si puede afectar o no en otros aspectos.
Tanto para orinar como para evacuar ¿empujas? ¿cortas el chorro? ¿te aguantas hasta que no puedes más? ¿en qué postura te sientas en el váter? Son cosas que no suelen salir en nuestras conversaciones con amigos o familia, pero que nos tenemos que plantear en una rehabilitación, y en su caso cambiarlo.

– El estreñimiento:

En estos casos el primer paso para empezar una rehabilitación es deshacernos del estreñimiento. Cuando existe este problema al ir al baño tenemos tendencia a empujar, lo que convertido en un hábito tiene un impacto significativo en nuestro suelo pélvico y hace que por mucho que lo entrenemos la incontinencia vuelva a aparecer.

– Ejercicios que trabajan el tono y no la fuerza:

En nuestro cuerpo existen dos tipos de fibras que forman nuestros músculos: unas que se encargan de movernos y otras de mantener la postura. En un 80% la musculatura del periné está formada por las segundas, que necesitan tener un tono constante, por lo tanto la forma de entrenarla será distinta. Con los ejercicios de Kegel, por ejemplo, trabajamos el 20% restante. Para entrenar el tono necesitamos ejercicios globales que actúen sobre la postura y la conciencia corporal como gimnasia abdominal hipopresiva (la estrella de la rehabilitación postparto), danza del vientre, pilates o yoga. En todas ellas es muy importante que el profesor sepa guiarnos para ejercitar nuestro cuerpo correctamente de una forma integral, por lo que os recomiendo que busquéis un profesor especializado, sobre todo si existe alguna disfunción o patología.

En definitiva a la hora de llevar a cabo una rehabilitación relacionada con un problema de suelo pélvico tendremos en cuenta muchos factores, además de la musculatura del periné.

También puede interesarte:
¿Alguna vez te has fijado en tu postura a la hora de ir al baño?

Publicado por María Pérez

0

Sobre el autor:

María Pérez es fisioterapeuta especializada en salud de la mujer, reeducación postural y ejercicio terapéutico. Además de pasar consulta en distintos centros en la Comunidad de Madrid también realiza talleres puntuales de distintas temáticas. Siempre en formación continua, desde 2016 organiza formaciones para profesionales interesados en conocer una visión global del cuerpo y del movimiento.

  Entradas relacionadas

Añadir un comentario