El suelo pélvico tras el parto: tiempos y ejercicios (I)

Publicado por:

Esta semana he tenido la oportunidad de participar en el blog Maternidad Continuum, de Pilar Martínez con un artículo sobre el suelo pélvico en el embarazo. Como continuación os voy a hablar de la recuperación tras el parto en esta entrada y la siguiente.

¿Es necesaria la recuperación activa del suelo pélvico tras el parto?

El parto es el momento más traumático para el periné en la vida de la mujer. El 80% de las mujeres que dan a luz por primera vez tendrá una alteración del nervio pudendo, lo que provocará lesiones en su mayoría pasajeras (*). Además teniendo en cuenta que por lo general a esta zona no se le da importancia ni somos conscientes de ella hasta el embarazo o después y por lo tanto no tendrá espacio en nuestro esquema corporal, resulta de vital importancia llevar a cabo una rehabilitación activa y consciente.

SP y postpato IImagen: Lars Plougmann

El postparto inmediato

El postparto inmediato empieza a las 24-48 horas tras el parto y el sangrado inicial.

Tendrás que evitar las fajas abdominales y las posiciones que aumenten la tensión sobre el periné, como estar en cuclillas.

Puedes empezar a realizar pequeñas contracciones del suelo pélvico tanto en cantidad como en intensidad. Es probable que no tengas sensaciones aún pero es importante realizarlas ya que de este modo nuestro cerebro se empieza a “reconectar” con toda esta zona. Se pueden realizar aunque tengas puntos, ya que la suavidad del ejercicio no afectará a los mismos, es más nos ayudará a la cicatrización de la zona por el incremento de la circulación que estos ejercicios conllevan.

También es importante que hagas una activación-contracción del suelo pélvico previa a los esfuerzos, por ejemplo al levantarte de la cama, al toser o al coger a tu bebé. Para levantarte de la cama te recomiendo que primero te coloques de lado y desde esa posición te ayudes con los brazos para sentarte.

Puedes realizar ejercicios circulatorios para las piernas. Tumbada boca arriba eleva las piernas sobre un cojín o una silla y haz círculos del pie sobre el tobillo; así mejorarás o evitarás la hinchazón de las piernas.

Pasadas estas primeras horas y hasta aproximadamente las 6 semanas en un parto vaginal o hasta las 12 cuando ha habido una cesárea, sigue realizando los ejercicios suaves y fíjate como  las sensaciones van mejorando. Intenta sentir tu periné no sólo al contraerlo, también al relajarlo. Poco a poco podrás ir aumentando el número de repeticiones y el tiempo que mantienes la contracción de la musculatura. Puedes hacer dos tipos de ejercicios: contraer, mantener durante unos segundos y descansar el mismo tiempo o contraer rápido y relajar. Evita fortalecer o trabajar tu abdomen con los ejercicios tradicionales. Imagina que tu zona abdominal es un globo, al flexionar el tronco y contraer los abdominales en esta posición toda la presión se irá hacia la zona del periné, que aún estará lo suficientemente débil como para resistir la tensión.

Continuaremos con el postparto temprano y el tardío en la próxima entrada. Si no quieres perdértelo puedes seguirme a través del correo electrónico, en facebook o en twitter.

También te puede interesar:

¿Por qué tengo que cuidar mi suelo pélvico? ¿Y qué tiene que ver con una cama elástica?
Tres recursos para un buen entrenamiento del suelo pélvico
Aprende a cuidar tu suelo pélvico durante el embarazo

Fuentes:

(*) Allen RE, Hosker GL, Smith ARB, Warrell DW. Pelvic floor damage and childbirth: a neurophysiological study. Br J Obstet Gynaecol. 1990 Sep; 97: 770–779.

Publicado por María Pérez

3

Sobre el autor:

María Pérez es fisioterapeuta especializada en salud de la mujer, reeducación postural y ejercicio terapéutico. Además de pasar consulta en distintos centros en la Comunidad de Madrid también realiza talleres puntuales de distintas temáticas. Siempre en formación continua, desde 2016 organiza formaciones para profesionales interesados en conocer una visión global del cuerpo y del movimiento.

  Entradas relacionadas

Comentarios

  1. Marta  mayo 30, 2013

    Lei tu articulo en el blog de Pilar y gracias a él llegué a tu blog. Me parece muy bien explicado y muy asequible para las lectoras, aí que te sigo y comparto tu artículo para que la lectoras del mío tengan una buena fuente a la que recurrir. Soy instructora de Pilates y mamá de un bebé de 10 meses. Muchas alumnas me preguntan por el cuidado del SP y siempre me sorprende que incluso las que buscan información o asesoría suelen presentar las mismas carencias: les falta la sensación de ‘elevar’ (solo trabajan la contracción y se centran demiasiado en la sensación del esfinter) y tienen mucha dificultad para relajar (confunden la tonificación con ejercitar la fuerza). Me gustó mucho cómo precisamente recomendaste ‘relajar’ además de contraer. Abrazos

    responder
    • concienciaeti  mayo 30, 2013

      ¡Bienvenida Marta!
      Yo también soy instructora de pilates y me parece una herramienta genial para entrenar el suelo pélvico por la forma de trabajar con imágenes, respiración y demás, de hecho hablaré de ello en la segunda parte del artículo.
      ¡Muchas gracias por compartir!
      Un abrazo

      responder
    • concienciaeti  mayo 30, 2013

      Además me parece muy acertada tu diferenciación entre fortalecer y tonificar, es algo que explico en mi charlas y que genera mucha confusión.

      responder

Añadir un comentario