Las Funciones de los Orgasmos: La vía rápida hacia la transcendencia

Todo aquel que empieza a informarse sobre el parto respetado más pronto que tarde acabará encontrando al doctor Michel Odent. Y es que Odent parece tener una sensibilidad especial para este tema, una forma de ver y de transmitir revolucionaría para su tiempo, que además viene avalada por el saber científico.

2Imagen: María Pérez

En “Las funciones de los orgasmos” nos habla del clímax, el estado orgásmico, identificándolo con tres momentos de la vida de los seres humanos, principalmente de las mujeres: la genitalidad masculina y femenina, el reflejo de eyección del feto (en el nacimiento) y el reflejo de eyección de la leche (en la lactancia). Sugiere además que el clímax es una escalera coronada por el parto/nacimiento y los primeros contactos entre el bebé y la mamá.

A lo largo del libro se basa en que el cóctel hormonal que rodea todos estos acontecimientos es el mismo y cómo el resultado puede ser distinto. La segregación de una hormona u otra en un momento dado puede ser crucial en el desarrollo de los acontecimientos.

Hace también un repaso a la represión sexual y el control de los orgasmos por parte de las sociedades y culturas a lo largo de la historia y la repercusión que esto tiene en nuestros días. Además todas las culturas, en mayor o menor medida, han encontrado una forma de interferir en los primeros momentos del nacimiento o durante el parto con rituales o intervenciones que interrumpen la respuesta del sistema endocrino y del sistema nervioso.

Y es que el eje conductor de todos estos estados orgásmicos es la oxitocina, la hormona tímida, la hormona del amor ¿Qué hay de una concepción/nacimiento sin oxitocina? Para terminar Michel Odent nos propone un escenario de futuro pesimista y otro optimista. Personalmente me quedo con este último:

“Si hay futuro para el Amor,
también hay futuro para la humanidad.”

También te puede interesar:
– Orgasmic birth (Parto orgásmico): El parto dentro del ciclo sexual de la mujer

Publicado por María Pérez

Deja un comentario