Fisioterapia del suelo pélvico ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?

Diálogo basado en hecho reales:

Persona X a la que acabas de conocer (a partir de ahora Persona X): ¿Y a qué te dedicas?

Fisioterapeuta del suelo pélvico: Soy fisioterapeuta

Persona X: Ahhh, qué bien, pues me duele el hombro desde antes de ayer que estuve [introducir aquí cualquier burrada del tipo “estuve 6 horas podando un roble centenario”], un masaje me vendría genial.

Fisioterapeuta del suelo pélvico: Ya, bueno yo trabajo con mujeres, principalmente con problemas derivados del suelo pélvico.

Persona X: ¿Con embarazadas?

Fisioterapeuta del suelo pélvico: También, pero en general con cualquier mujer. Simplemente que quiera conocer su cuerpo un poquito más o cuando ya ha aparecido alguna consecuencia, como incontinencia o dolor.

Persona X: ¿Pero entonces ahí también se pueden dar masajes?

Fisioterapeuta del suelo pélvico: Sí, claro, pero el masaje es sólo una técnica dentro de todo un repertorio; y la verdad es que no es la que uso más habitualmente.

Persona X: Ajá…

Tras un par de frases de cortesía Persona X se marcha con cara de no tener mucha idea sobre qué hago o dejo de hacer. Así que dedicado a todas las Personas X del mundo y a todo aquel que se interese un poquito por lo que hacemos los fisios va esta entrada ¡Disfrutadla tanto como lo he hecho yo escribiéndola!

¿Qué?

fisio sp utero
Imagen: Hey Paul Studios

La fisioterapia del suelo pélvico es una forma coloquial de englobar la uroginecología y la obstetricia, es decir, es la rama de la fisioterapia que se encarga de guiar en la prevención, tratamiento y/o rehabilitación de las patologías relacionadas con la musculatura del suelo pélvico a lo largo de la vida de la mujer.

Un inciso: Los HOMBRES TAMBIÉN TIENEN SUELO PÉLVICO y por lo tanto pueden sufrir patologías relacionadas con él. Por razones anatómicas no son tan frecuentes como en las mujeres, pero como las meigas, “haberlas, haylas”. Yo trabajo sólo con mujeres, por lo que os remito a este fantástico post de otra compañera fisio por si queréis saber más sobre el tema:  ¡Anda! ¿A tu consulta también vienen hombres?

¿Y qué patologías son estas? Desde incontinencia, que es quizás lo más conocido, prolapsos (caída de los órganos de la pelvis menor a través de la vagina), dolor pélvico, dolor en las relaciones sexuales, cicatrices, problemas con el ciclo menstrual, recuperación tras el parto, etc.  Existen también otras patologías, tipo hemorroides o hernias, que tienen mucho que ver con el suelo pélvico y su relación con el resto del cuerpo.

A nivel preventivo también realizamos una labor informativa para todas aquellas mujeres que quieran evitar estos problemas. A través de charlas y talleres, también en las actividades periódicas y grupales, como la Gimnasia Mujer, el Taller & Pastas o los grupos de postparto, resolvemos las dudas que surgen sobre nuestro cuerpo, a nivel físico o emocional, sobre nuestros ciclos o enfermedades comunes en las mujeres como los ovarios poliquísticos, las menstruaciones dolorosas o cuestiones sobre sexualidad.

Por mi parte también realizo charlas informativas y gratuitas en centros de salud, asociaciones de mujeres (como la Federación de Mujeres Progresistas)… En resumen, allá donde se me quiera escuchar.

¿Cuándo?

2193135840_98de4571b0
 ¿Amas tu cuerpo? Imagen: Devin Young

Cualquier mujer y en cualquier momento puede requerir de los servicios de un fisioterapeuta especializado en el suelo pélvico. Yo he pasado consulta con chicas jóvenes sin problemas pero con muchas ganas y curiosidad por conocer su cuerpo hasta mujeres que han pasado por un parto con episiotomía o tras un cáncer de útero que terminó en histerectomía. Así que si tienes dudas ¡no te cortes y pregunta!

¿Cómo?

fisio sp masaje
Déjame darte un pequeño masaje. Imagen: Ourania

Sí, también uso el masaje, como ya he comentado antes, dentro de un abanico de técnicas que adapto al paciente y nunca al revés.

Vuelvo a hacer hincapié en que es totalmente necesario hacer una historia completa. Los que me seguís o habéis acudido a alguna de mis charlas ya sabéis que cuando hablamos de suelo pélvico no sólo nos centraremos en lo que pasa en esta zona, también debemos valorar el abdomen, el diafragma, la postura global, etc, pues de una forma u otra están relacionados. Imaginad que todos los inviernos aparece una gotera en el techo de vuestro salón, y todos los inviernos reparamos la escayola del doble techo reemplazándola y pintando de nuevo. Al año siguiente vuelve a aparecer, una y otra vez. Sin duda algo importante estamos pasando por alto, esto es lo que pretendemos evitar al hacer una historia completa, pues esa gotera además nos puede llevar a otros daños colaterales.

Llegados a este punto puedo reproducir otra conversación típica basada en hecho reales:

Persona X: Ayer estuve en el fisio y no me gustó… No me hizo nada, sólo me preguntó un montón de cosas y me tocó un poquito aquí y allá ¡Pero no me dio ni un masaje!

Fisioterapeuta Y: ¡Enhorabuena! Has encontrado un fisio que se preocupa de verdad porque mejores, no le dejes escapar (sonrisa de oreja a oreja).

Estos comentarios los he escuchado mucho más de lo que me gustaría y mi respuesta va siempre en esa línea. Si vamos al ginecólogo o al médico no tenemos dudas en que nos hará una serie de preguntas para ir descartando, alguna prueba quizás… Al menos esto es lo deseable ¿Por qué con el fisio no? Eso sí, yo procuro que al inicio de cualquier tratamiento la mujer que está frente a mí sepa que lo que hago es necesario para su recuperación completa y explico el porqué de las cosas de la forma más práctica que puedo.

La historia clínica la completamos con una serie de exploraciones a nivel vaginal, abdominal, etc.

En el tratamiento usamos el masaje perineal, la electroterapia, biofeedback y ejercicio terapéutico (toma de conciencia, ejercicios de Kegel, pilates, gimnasia abdominal hipopresiva, etc). También dentro del tratamiento no nos podemos olvidar de hablar de aquellos hábitos que pueden estar interfiriendo en la rehabilitación como por ejemplo la dieta que llevamos o los hábitos a la hora de ir al baño. Hemos de tener en cuenta que estos tratamientos requieren de una participación muy activa por parte del paciente. Creo que en ese sentido estamos ante un cambio de paradigma, pues cada vez somos más los que comprendemos que somos nosotros mismos los que nos sanamos con la guía de un terapeuta, que no existen ni las pildoras ni las manos mágicas, y que tenemos que llevar nuestra propia conciencia a la rehabilitación para que se produzca el cambio que buscamos.

Te invito a conocer esta preciosa profesión y si te pica la curiosidad a buscar un fisioterapeuta especializado en el suelo pélvico en tu ciudad, aprenderás mucho más sobre tu cuerpo de lo que te imaginas.

¿Te has quedado con dudas? ¡Comparte y comenta!

También te puede interesar:
Suelo pélvico
¿Por qué tengo que cuidar mi suelo pélvico? ¿Y qué tiene que ver con una cama elástica?
Incontinencia  y rehabilitación del suelo pélvico ¿Por qué no está funcionando?
¿Alguna vez te has fijado en tu postura a la hora de ir al baño?

Publicado por María Pérez

4 comentarios en “Fisioterapia del suelo pélvico ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?”

Deja un comentario