Seleccionar página

¿Por qué tengo que cuidar mi suelo pélvico? ¿Y qué tiene que ver con una cama elástica?

Imaginad por un momento que al nacer nos dieron una cama elástica. Nos dieron un arnés y unos muelles para sujetarnos al cielo y vamos por el mundo desplazándonos en nuestra cama elástica.

Saltando_blog Fotografía: David Campbell

Con la gravedad, el peso, el impacto de nuestro cuerpo al estar rebotando continuamente y el paso tiempo entre otras cosas, si no hacemos un mantenimiento de la cama elástica poco a poco puede ir perdiendo firmeza, la estructura podría oxidarse y el arnés darse de sí. Nos costaría mucho más desplazarnos, ya no saltaríamos tan alto y dejaría de ser divertido. Incluso podría ser molesto o peligroso.

Ahora pensad que toda esa estructura es vuestra pelvis y vuestro suelo pélvico, y los que van en el arnés los órganos que aloja (vejiga, útero y recto de delante a atrás). A esta receta le añadimos que el suelo pélvico o periné es una zona a la que no prestamos atención y casi desde que nacemos nos dan señales de una forma o de otra de que no existe ¿Cómo vas a mantener algo de lo que no eres consciente?

El suelo pélvico es una estructura con un equilibrio perfecto, entre músculos, ligamentos y demás componentes. Si hay algo externo o interno que le afecte todos los elementos que lo forman o que dependen de él se ven perjudicados.

En el caso de las mujeres hay principalmente tres momentos de nuestra vida que van a comprometer ese equilibrio: el embarazo, el postparto y la menopausia. Además cualquier cirugía relacionada con el periné o el abdomen también tendrá consecuencias.

Por todo esto es importante conocer no sólo cómo es nuestro cuerpo si no cómo funciona y cómo podemos recuperar o potenciar la conciencia corporal de nuestro periné.

A modo de ejemplo, si quieres probar, te propongo un pequeño ejercicio: siéntate, recta sobre tus isquiones, esos huesillos del culo sobre los que nos sentamos. Piensa en toda la zona que se extiende de isquion a isquion  y de cóccix a pubis, con forma de rombo. Respira, lleva tu pensamiento al centro de tu periné e intenta recibir las sensaciones que te procura esta zona sólo con la respiración. No te apures si no tienes ninguna, o si no lo tienes claro, para muchas no es fácil.

Os animo a ser curiosas, a preguntar, a buscar talleres y profesionales que os puedan ayudar a recuperar lo que es vuestro. Porque la oferta es amplia y cada vez encontramos más gente con conciencia.

¿Quieres saber cuál es el estado de tu suelo pélvico
en menos de 3 minutos?

Suscríbete gratis a mi newsletter y
te mando un vídeo en el que te lo explico.

Información básica sobre protección de datos: Responsable: María Pérez Suárez. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Responder a tus emails de contacto y enviarte contenidos gratuitos e información sobre mis servicios. Legitimación: Nos das tu consentimiento expreso para ello. Destinatarios: Tus datos serán guardados por Mailerlite, mi empresa de email marketing y que cumple con la RGPD. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Podrás ejercerlos en lapelvisrevolution@gmail.com. Si no rellenas los datos del formulario no podremos comunicarnos contigo. Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.