Cuando la belleza se basa en la estática

belleza estática salud mujer suelo pélvico

María Pérez

Soy fisio de mujeres y paso consulta, imparto talleres y clases grupales en Madrid. Me encanta enseñar y tengo la suerte de formar parte del profesorado del Grado de Fisioterapia de la UAX. Soy curiosa, estoy enamorada de la danza aérea y adoro aprender cosas nuevas sobre el cuerpo humano.
31/03/14

La semana pasada leí un artículo sobre el aumento del número de cirugías genitales en las mujeres con una finalidad meramente estética aunque en ocasiones también funcional (mencionaba la atrofia vaginal, la hiperlaxitud y la incontinencia). También hablaba de rejuvenecimiento de la dermis genital a través de un gel con nanotecnología.

¿Nos hemos vuelto locos? ¿Es que no podemos ver las bondades de envejecer en vez de quedarnos en lo más superficial y machacarlo una y otra vez?

belleza estática salud mujer suelo pélvico Imagen: Aimee Heart

Porque últimamente cada vez que veo la televisión algunos anuncios me parecen un ataque y un insulto a la inteligencia.

Me ha llegado a través de las redes sociales el trabajo de Jessica Ledwich: “El Imaginario, Monstruoso Femenino”:

“En una crítica sorprendente de la manera en que se consumen las imágenes de los cuerpos de las mujeres, la artista Jessica Ledwich presenta “El Imaginario, Monstruoso Femenino”, una colección de fotografías surrealistas que documentan las consecuencias psicológicas de los estándares y prácticas de belleza contemporáneos. Para Ledwich, la sexualidad femenina es vista como una “amenaza” y por lo tanto es oprimida; aquí, ella exagera la imagen de mujer fatal, mostrando sus labios rojos y sus uñas cuadradas protagonistas de practicar violencia contra su propio cuerpo.”

Una crítica realmente brutal y espeluznante y que según mi opinión se ajusta a la realidad del sufrimiento por la belleza.

cuando la belleza se basa en la estática salud mujer suelo pélvicoEl Imaginario, Monstruoso Femenino. Imagen: Jessica Ledwich

Esta semana una paciente me pidió perdón por no ir depilada. No es la primera vez que me pasa.

Queridas mujeres:

Son vuestras piernas, son vuestros pelos. No hay nada de malo en ello, es vuestro cuerpo y podéis hacer con él lo que queráis.

Quitad el filtro de esta belleza cultural que nos llega por todas partes. Una belleza de plástico, de mantenerse eternamente joven, del no cambio. De la estética y de la estática.

No hablo de que no nos cuidemos, pero cuando este “cuidarse” entra en conflicto con la salud, ya sea física, emocional o mental, algo estamos haciendo mal.

Desde mi experiencia profesional os aconsejo que os informéis lo máximo posible antes de pasar por quirófano porque por desgracia en las disfunciones del suelo pélvico los resultados dependen de muchos factores y es vital una buena recuperación con una fase de cambio de hábitos (como en la mayoría de enfermedades).

Os dejo la página de la artista y el artículo por el que la he conocido, con imágenes duras, pero sin desperdicio y que consiguen que reflexionemos sobre cómo tratamos a nuestro cuerpo en cuanto a belleza se refiere.

Pongamos un poquito de conciencia y recordemos:

“Cada mujer que se sana a sí misma contribuye a sanar 
a todas las mujeres que la precedieron y a todas aquellas que vendrán después de ella” Dra. Christiane Northrup.

También te puede interesar:
Cuidarnos desde la salud y el respeto hacia nosotras mismas

Publicado por María Pérez

Quizás también te interese leer…

El dolor invisible en las mujeres

El dolor invisible en las mujeres

Hace poco pregunté por redes sociales porqué pensaban que el dolor en los procesos fisiológicos de las mujeres están tan normalizados. Hubo un poco...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: María Pérez Suárez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar los comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Tus datos serán guardados en Webempresa, que es mi empresa de hosting; y en Gmail que es mi proveedor de email. Ambos cumplen con la RGPD.

Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Podrás ejercerlos en conciencia.eti@gmail.com.

Si no introduces los datos de carácter personal que son obligatorios en el formulario no podré responder tu solicitud.

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi Política de privacidad.