La infancia más feliz

infancia feliz conciencia espacio terapeutico integral

María Pérez

Soy fisioterapeuta de mujeres y estoy enamorada de la conciencia corporal y el movimiento. Enseño a mujeres como tú herramientas y habilidades para conocer y mover tu cuerpo teniendo en cuenta tu periné, para que aprendas a registrar tu ciclo menstrual y puedas vivir más plenamente tu sexualidad.
24/04/14

La infancia más feliz

infancia feliz conciencia espacio terapeutico integral

María Pérez

Soy fisioterapeuta de mujeres y estoy enamorada de la conciencia corporal y el movimiento. Enseño a mujeres como tú herramientas y habilidades para conocer y mover tu cuerpo teniendo en cuenta tu periné, para que aprendas a registrar tu ciclo menstrual y puedas vivir más plenamente tu sexualidad.
24/04/14

No creo que exista infancia más feliz como la de los pueblos que hemos osado tildar de salvajes.”

infancia feliz conciencia espacio terapeutico integralImagen: Dietmar Temps

“He convivido con los pigmeos y he presenciado la vida y la educación de sus niños. Casi todas sus apetencias naturales pueden ser realizadas sin inhibiciones. La tan temida frustración que puede ocasionar profundas alteraciones en la personalidad del hombre, raramente se da en el joven que vive en contacto con la naturaleza. Ir conociendo las costumbres de los animales de la selva a través de los relatos de los ancianos de la tribu, constituye el primer tesoro del cazador primitivo. Después observará los movimientos de los seres vivos que le permitirá comprobar la veracidad de los relatos escuchados. Acompañar al padre en las expediciones de caza es una aventura que proporcionará alegrías sin límites al niño esquimal, bosquimano o pigmeo. No podemos olvidar que durante más de un millón de años nuestra infancia ha sido como la de estos pueblos de cultura realmente paleolítica. Y, aunque nuestra planificada, programada y estructurada existencia actual apenas si deja tiempo a nuestros hijos para vivir sus propias y sencillas aventuras, en el fondo de sus corazones y en la masa de sus genes sienten el imperativo ineludible de conocer el mundo viviente que les rodea y participar activamente en la aventura de la vida.

Por desgracia los programas de estudios cada día más sobrecargados, la existencia en las grandes urbes que ponen una infranqueable barrera de cemento y de hierro a la naturaleza salvaje y la incomprensión utilitaria de ciertos padres de familia, van inhibiendo en el alma del niño sus deseos de contacto con la naturaleza. Y cuando la congénita canalización humana hacia la aventura al aire libre es abolida, no es extraño que aparezcan más fáciles y viles inclinaciones hacia aventuras de la adolescencia en el destructivo medio de las aglomeraciones urbanas.

Vivimos más años que nuestros antepasados primitivos, disfrutamos de más confort que los ‘salvajes’, estamos casi exentos de dolor, de muchas enfermedades, del hambre, la sed y de la fatiga. Pero nos reímos mucho menos que los pueblos primitivos. Nos aburrimos infinitamente más y carecemos de la espontaneidad, del optimismo permanente y de la fe en sí mismo que tiene el hombre de la naturaleza. La impresión que han sacado todos los viajeros y etnólogos que entraron por primera vez con tribus de cultura antigua, bien sea en los árticos, en los desiertos sudafricanos o en la estepa australiana, es la de su permanente felicidad, alterada únicamente por los imperativos del medio ambiente, imperativos a los que generalmente, estaban magníficamente adaptados. Y la hospitalidad, la ayuda mutua, la sinceridad, el carácter ‘infantil’ de los hombres de la naturaleza, son virtudes en las que coinciden todos los científicos que las han estudiado. ¿Por qué han perdido los hombres civilizados todas estas características del comportamiento que podrían encerrarse en la palabra ‘espontaneidad’? ¿Por qué tienen que pensar tantas veces las cosas antes de realizarlas? Seguramente porque llevamos mil años alejados de la naturaleza. Porque nuestras ansias infantiles de conocimiento, de contacto y de amor hacia los seres vivos, han sido transformadas por una educación utilitaria en inclinaciones agresivas que llevan al hombre no a usar sino a abusar de su mundo. Hoy la preocupación de todos los grandes pueblos de la tierra estriba en la destrucción del medio. La falta de ética hacia la naturaleza ha llevado a la humanidad a emponzoñar el ambiente en que se desenvuelve. “

Félix Rodríguez de la Fuente

Extraído del libro de Casilda Rodrigáñez: 
“La sexualidad y el funcionamiento de la represión". 
Con la referencia: 
“Animales Salvajes de África Oriental”. 
Everest, León 1984. Pags. 11 y siguientes.
Los libros de Casilda Rodrigáñez están colgados en su web.

¿Tienes alguna pregunta?

Pincha aquí y hablamos por WhatsApp
O escríbeme al +34630201316

Quizás también te interese leer…

7 cosas que no sabías sobre el postparto

7 cosas que no sabías sobre el postparto

1. Postparto y puerperio es lo mismo Según la RAE: Período que transcurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la...

4 Comentarios

    • concienciaeti

      Muy interesante Una antropóloga en la luna, gracias por comentar y compartir ¡Un abrazo!

      Responder
  1. Mihe

    Esa cita de Felix Rodrígez de la Fuente, ¿de dónde la habéis sacado? Gracias

    Responder
    • concienciaeti

      Hola Mihe:
      Del libro de Casilda Rodrigañez “La sexualidad y el funcionamiento de la represión”. La referencia en el libro es: “Animales Salvajes de África Oriental”, Everest, León 1984. Pags. 11 y siguientes.
      Los libros de Casilda Rodrigáñez están colgados en su web: https://sites.google.com/site/casildarodriganez/
      Gracias por comentar ¡Espero que te sea de utilidad!
      *Queda añadido en la entrada para próximas visitas ¡Gracias!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: María Pérez Suárez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar los comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Tus datos serán guardados en Webempresa, que es mi empresa de hosting; y en Gmail que es mi proveedor de email. Ambos cumplen con la RGPD.

Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Podrás ejercerlos en conciencia.eti@gmail.com.

Si no introduces los datos de carácter personal que son obligatorios en el formulario no podré responder tu solicitud.

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi Política de privacidad.