La vida es juego y hoy os quiero proponer un juego para desarrollar nuestra conciencia corporal.

la vida es juego
Imagen: Tambako The Jaguar

Ahora, según estás leyendo esto, mueve tu atención por todo tu cuerpo, como si hicieras un escaner desde la cabeza a la puntita de los dedos de los pies y de vuelta a la cabeza.

Fíjate

¿Qué sientes?

¿Notas tensión?

¿Es esa tensión necesaria para la actividad que estás realizando?

¿Estás,  por ejemplo,  apretando la mandíbula o elevando tus hombros?

¿Sientes sed, tu vejiga llena, calor, frío,  te ruge el estómago?

¿Lo habías notado hasta ahora?

Si te acostumbras a hacer este sencillo ejercicio varias veces al día (por ejemplo al despertar y al acostarte)  en poco tiempo sentirás una mayor conciencia corporal, lo que se traduce en un mejor conocimiento de ti misma.

Solemos pensar que la mente está por encima del cuerpo cuando en realidad son uno, sin distinción, y si nos mantenemos mucho tiempo en nuestra cabeza sin escuchar al cuerpo enfermamos

¡Juega y desarrolla tu conciencia corporal!

Recuerda:

«No dejamos de jugar porque envejecemos, envejecemos porque dejamos de jugar».