La infancia más feliz

La infancia más feliz

No creo que exista infancia más feliz como la de los pueblos que hemos osado tildar de salvajes.”

infancia feliz conciencia espacio terapeutico integralImagen: Dietmar Temps

“He convivido con los pigmeos y he presenciado la vida y la educación de sus niños. Casi todas sus apetencias naturales pueden ser realizadas sin inhibiciones. La tan temida frustración que puede ocasionar profundas alteraciones en la personalidad del hombre, raramente se da en el joven que vive en contacto con la naturaleza. Ir conociendo las costumbres de los animales de la selva a través de los relatos de los ancianos de la tribu, constituye el primer tesoro del cazador primitivo. Después observará los movimientos de los seres vivos que le permitirá comprobar la veracidad de los relatos escuchados. Acompañar al padre en las expediciones de caza es una aventura que proporcionará alegrías sin límites al niño esquimal, bosquimano o pigmeo. No podemos olvidar que durante más de un millón de años nuestra infancia ha sido como la de estos pueblos de cultura realmente paleolítica. Y, aunque nuestra planificada, programada y estructurada existencia actual apenas si deja tiempo a nuestros hijos para vivir sus propias y sencillas aventuras, en el fondo de sus corazones y en la masa de sus genes sienten el imperativo ineludible de conocer el mundo viviente que les rodea y participar activamente en la aventura de la vida.

Por desgracia los programas de estudios cada día más sobrecargados, la existencia en las grandes urbes que ponen una infranqueable barrera de cemento y de hierro a la naturaleza salvaje y la incomprensión utilitaria de ciertos padres de familia, van inhibiendo en el alma del niño sus deseos de contacto con la naturaleza. Y cuando la congénita canalización humana hacia la aventura al aire libre es abolida, no es extraño que aparezcan más fáciles y viles inclinaciones hacia aventuras de la adolescencia en el destructivo medio de las aglomeraciones urbanas.

Vivimos más años que nuestros antepasados primitivos, disfrutamos de más confort que los ‘salvajes’, estamos casi exentos de dolor, de muchas enfermedades, del hambre, la sed y de la fatiga. Pero nos reímos mucho menos que los pueblos primitivos. Nos aburrimos infinitamente más y carecemos de la espontaneidad, del optimismo permanente y de la fe en sí mismo que tiene el hombre de la naturaleza. La impresión que han sacado todos los viajeros y etnólogos que entraron por primera vez con tribus de cultura antigua, bien sea en los árticos, en los desiertos sudafricanos o en la estepa australiana, es la de su permanente felicidad, alterada únicamente por los imperativos del medio ambiente, imperativos a los que generalmente, estaban magníficamente adaptados. Y la hospitalidad, la ayuda mutua, la sinceridad, el carácter ‘infantil’ de los hombres de la naturaleza, son virtudes en las que coinciden todos los científicos que las han estudiado. ¿Por qué han perdido los hombres civilizados todas estas características del comportamiento que podrían encerrarse en la palabra ‘espontaneidad’? ¿Por qué tienen que pensar tantas veces las cosas antes de realizarlas? Seguramente porque llevamos mil años alejados de la naturaleza. Porque nuestras ansias infantiles de conocimiento, de contacto y de amor hacia los seres vivos, han sido transformadas por una educación utilitaria en inclinaciones agresivas que llevan al hombre no a usar sino a abusar de su mundo. Hoy la preocupación de todos los grandes pueblos de la tierra estriba en la destrucción del medio. La falta de ética hacia la naturaleza ha llevado a la humanidad a emponzoñar el ambiente en que se desenvuelve. “

Félix Rodríguez de la Fuente

Extraído del libro de Casilda Rodrigáñez: 
“La sexualidad y el funcionamiento de la represión". 
Con la referencia: 
“Animales Salvajes de África Oriental”. 
Everest, León 1984. Pags. 11 y siguientes.
Los libros de Casilda Rodrigáñez están colgados en su web.
Content Protection by DMCA.com
7 cosas que no sabías sobre el postparto

7 cosas que no sabías sobre el postparto

1. Postparto y puerperio es lo mismo

Según la RAE: Período que transcurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación. La llegada del bebé va acompañada de cambios físicos, hormonales y psicoemocionales en la madre y el entorno.

2. Dura aproximadamente dos años

Si nos basamos en la definición del punto anterior es prácticamente imposible que este periodo dure 40 días, como nos han inculcado social y culturalmente en los últimos años. La realidad es que se extiende siguiendo el desarrollo del niño hasta que se empieza a identificar como un ser separado de la madre, cuando empieza a reivindicar su “yo” propio, lo que dependerá de cada uno. Además los cambios en la madre se irán estabilizando según este desarrollo. Así que si acabas de dar a luz y te gustaría recuperar tu físico date tiempo, respeta tu cuerpo y olvídate de la presión externa para volver a la talla X. El postparto es un periodo precioso de una belleza incomparable, déjate llevar por ella. Os invito a conocer A Beautiful Body Project, un movimiento para empoderar a las mujeres a construir una imagen corporal sana.

a beautiful body project, postpartoPreciosa imagen de Jade Beall. No dejéis de visitar la página del proyecto.

3. La sexualidad no desaparece en este periodo, sólo cambia

Es un momento para reconectarnos con nuestros instintos, deseos y apetencias. Se trata de una sexualidad más tántrica, más holística. Si aprendemos a escuchar estas necesidades la sexualidad en pareja puede cambiar y dar un paso más en el vínculo. Entenderemos entonces la sexualidad no como un fin, si no como un camino en el que disfrutamos y sentimos placer en cada paso. A la hora de retomar la penetración será una decisión de la madre y dependerá de muchos factores como el tipo de parto, si hay alguna molestia en el suelo pélvico entre otros. De nuevo es necesario mucha comunicación y escucha activa por parte de ambos.

4. Podemos y debemos prepararnos para esta etapa

Hablar con tu pareja y familia sobre las expectativas que tenéis del bebé que va a llegar, plantearos quién se va encargar de cada tarea, si hay hermanitos quién se quedará con ellos, hablar de los posibles cambios en la sexualidad, el planteamiento económico, preparar a los animales de compañía para el nuevo miembro de la familia… Son tantas cosas las que damos por hecho, que no ponemos en palabras con nuestra pareja/familia/amigos que es fácil que perdamos el norte. Por ello es muy importante la comunicación y la escucha activa, además de saber que tenemos el apoyo necesario para cambiar cualquier decisión que ya hubiéramos hablado anteriormente si lo sentimos así.

5. En una adopción también existe postparto

En el punto 1 he comentado que existen cambios físicos, hormonales y psicoemocionales. En una adopción los cambios físicos no serán tan grandes, pero puede haberlos y más si amamantas. Sin embargo los cambios psicoemocionales estarán presentes y debemos saberlo para prepararnos.

lactancia postpartoImagen: Daniel Lobo

6. Exterogestación, la necesidad de mantener las condiciones uterinas hasta 9 meses tras el parto

Cuando un bebé de una especie animal nace, por lo general en poco tiempo es capaz de caminar para engancharse al pecho y empezar así la lactancia. En nuestro caso, como en los canguros, nacemos aún “inmaduros” y no es hasta los 9 meses aproximadamente cuando empezamos a desplazarnos por nuestros propios medios. Durante este periodo el bebé necesita contacto, protección, alimento… Por ello son muy recomendables el porteo (¡y cómodo!) , piel con piel el mayor tiempo que podamos y la lactancia prolongada. Por otra parte vemos a los bebés como seres totalmente desvalidos, sin embargo son capaces de realizar el arrastre al pecho por ellos mismos dentro de la primera hora tras el nacimiento (imaginaos la importancia de que no os separen). Además tendrán que realizar su primera gran decisión: “¿Teta izquierda o teta derecha?” :)

7. Las parejas también viven un periodo de postparto

Cuando se forma el vínculo mamá-bebé la pareja se puede sentir desplazada o notar altibajos emocionales. Por ello es muy importante la preparación para el postparto durante el embarazo (hay cosas que podéis ir definiendo incluso antes del embarazo) por lo que me remito al punto 4.

En definitiva el puerperio es un momento de encuentro y desencuentro con una misma y con el mundo que nos rodea. Como alguien comentó en la Formación en Procesos Vitales Femeninos este fin de semana:

“El postparto es un máster de la vida”

Si acabas de dar a luz y necesitas una consulta y valoración de tu suelo pélvico me encontrarás en La Casa Arcoíris (Parla), Fisiotersa (Majadahonda) y a domicilio. Puedes escribirme a conciencia.eti@gmail.com o llamarme en el 630201316.

Para saber más:
Entrevista a África: una mamá que amamanta a su bebé adoptado
– Mailen: Formación en Procesos Vitales Femeninos
– Cómo cuidar tu suelo pélvico tras el parto: Parte I y Parte II
La sexualidad en el postparto
Asociación Red Canguro, infórmate sobre el porteo
Piel con piel no es un método, es un lugar
Cuando des a luz, no te separes de tu bebé ni un momento
El arrastre al pecho, un vídeo de UNICEF para fomentar la lactancia en la India con consejos muy útiles para todos.
A Beautiful Body Project

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Comenta y comparte!

Publicado por María Pérez

Content Protection by DMCA.com