Histerectomía: Algunas cosas que deberías saber

Histerectomía: Algunas cosas que deberías saber

La fundación HERS es una asociación estadounidense que se dedica a difundir información que toda mujer a la que se ha prescrito una histerectomía debería saber. Entre otras cosas ofrecen un servicio de segunda opinión médica para mujeres que quieran saber si realmente necesitan esa operación o existen otras alternativas. Resumiendo y como ponen en su web:

 

“HERS es una organización independiente e internacional dedicada a la histerectomía. HERS aboga porque las mujeres tomen decisiones médicas plenamente informadas “

preparar histerectomia fisioterapia suelo pelvico madrid

Imagen: Hillary Johnson

Por ello, por el desconocimiento que encuentro en consulta y por la cantidad de visitas que recibe la web a diario en la entrada “Histerectomía abdominal ¿Cómo prepararte y rehabilitarte?” veo que existe una falta de información que rodea esta intervención y os traduzco aquí la página de “Hechos sobre la histerectomía” de la Fundación HERS. Como algunas de vosotras ya sabéis creo que la información es poder y en este caso nos ayuda a prepararnos tanto física como psicológicamente en caso de que la intervención sea necesaria realmente.

 

1. Las mujeres señalan una pérdida de sensaciones físicas en las relaciones sexuales después de una histerectomía.

2. La vagina se acorta, cicatriza y se puede dislocar tras una histerectomía.

3. La histerectomía es un daño permanente. Entre sus consecuencias más comunes, a parte de las posibles lesiones derivadas de la operación, encontramos:

– Enfermedades del corazón
– Pérdida del deseo sexual y de la excitación
– Aumento de peso
– Osteoporosis
– Dolor e inmovilidad articular y muscular
– Relaciones sexuales dolorosas
– Desplazamiento de la vejiga, intestino y otros órganos pélvicos
– Infecciones del tracto urinario, en la frecuencia miccional e incontinencia
– Estreñimiento crónico y trastornos digestivos
– Fatiga debilitante
– Pérdida de fuerza y/o resistencia
– Alteración del olor corporal
– Pérdida de memoria a corto plazo
– Embotamiento de las emociones, cambios en la personalidad, desánimo, irritabilidad, ira, reclusión y pensamientos suicidas

 

4. No existen fármacos ni otros tratamientos capaces de reemplazar la función y hormonas ováricas y uterinas. La pérdida es permanente.

 

5. El término médico para la extracción de los ovarios es castración. El 73% de las mujeres son castradas durante la histerectomía (no sabría deciros si se llama así habitualmente en España, yo sólo lo he escuchado en operaciones a mascotas, sin embargo no deja de ser una castración).

 

6. Los ovarios y el útero funcionan durante toda la vida en las mujeres que no han sido histerectomizadas o castradas.

 

7. El 98% de las mujeres que HERS derivó a un ginecólogo certificado por la fundación después de que les prescribieran una histerectomía descubrieron que, de hecho, no las necesitaban.

8. Ginecólogos, hospitales y compañías farmacéuticas hacen más de 17 billones de dolares al año del negocio de la histerectomía (entiendo que este dato es sólo de Estados Unidos, pero no lo especifican en la web).

 

Resumiendo la histerectomía no necesaria es una mutilación y tiene consecuencias para el resto de nuestras vidas: si tienes dudas pide una segunda opinión con un ginecólogo de confianza.

 

En caso de que la operación sea realmente necesaria previendo todo esto podemos prepararnos.

 

Y es que afrontar una operación de este tipo con una preparación física, mental y emocional suficiente hace que la recuperación sea mucho más fácil.

 

La decisión siempre es vuestra y hagáis lo que hagáis os recomiendo que os rodeéis de profesionales que os den seguridad y confianza.

 

Si ya has pasado por una histerectomía y sufres alguna de estas consecuencias recuerda que los fisioterapeutas especialistas en ginecología y obstetricia te podemos ayudar con muchas de ellas. Además a raíz de una histerectomía puedes empezar a notar síntomas relacionados con el suelo pélvico.

 

Para saber más:
– Página de la Fundación HERS, donde encontraréis mucha más información.

Si te ha gustado esta entrada y crees que puede ayudar a otras mujeres de tu entorno compártela.

María Pérez, fisioterapeuta experta en salud femenina, uroginecología y obstetricia.
Cuando la belleza se basa en la estática

Cuando la belleza se basa en la estática

La semana pasada leí un artículo sobre el aumento del número de cirugías genitales en las mujeres con una finalidad meramente estética aunque en ocasiones también funcional (mencionaba la atrofia vaginal, la hiperlaxitud y la incontinencia). También hablaba de rejuvenecimiento de la dermis genital a través de un gel con nanotecnología.

¿Nos hemos vuelto locos? ¿Es que no podemos ver las bondades de envejecer en vez de quedarnos en lo más superficial y machacarlo una y otra vez?

belleza estática salud mujer suelo pélvico Imagen: Aimee Heart

Porque últimamente cada vez que veo la televisión algunos anuncios me parecen un ataque y un insulto a la inteligencia.

Me ha llegado a través de las redes sociales el trabajo de Jessica Ledwich: “El Imaginario, Monstruoso Femenino”:

“En una crítica sorprendente de la manera en que se consumen las imágenes de los cuerpos de las mujeres, la artista Jessica Ledwich presenta “El Imaginario, Monstruoso Femenino”, una colección de fotografías surrealistas que documentan las consecuencias psicológicas de los estándares y prácticas de belleza contemporáneos. Para Ledwich, la sexualidad femenina es vista como una “amenaza” y por lo tanto es oprimida; aquí, ella exagera la imagen de mujer fatal, mostrando sus labios rojos y sus uñas cuadradas protagonistas de practicar violencia contra su propio cuerpo.”

Una crítica realmente brutal y espeluznante y que según mi opinión se ajusta a la realidad del sufrimiento por la belleza.

cuando la belleza se basa en la estática salud mujer suelo pélvicoEl Imaginario, Monstruoso Femenino. Imagen: Jessica Ledwich

Esta semana una paciente me pidió perdón por no ir depilada. No es la primera vez que me pasa.

Queridas mujeres:

Son vuestras piernas, son vuestros pelos. No hay nada de malo en ello, es vuestro cuerpo y podéis hacer con él lo que queráis.

Quitad el filtro de esta belleza cultural que nos llega por todas partes. Una belleza de plástico, de mantenerse eternamente joven, del no cambio. De la estética y de la estática.

No hablo de que no nos cuidemos, pero cuando este “cuidarse” entra en conflicto con la salud, ya sea física, emocional o mental, algo estamos haciendo mal.

Desde mi experiencia profesional os aconsejo que os informéis lo máximo posible antes de pasar por quirófano porque por desgracia en las disfunciones del suelo pélvico los resultados dependen de muchos factores y es vital una buena recuperación con una fase de cambio de hábitos (como en la mayoría de enfermedades).

Os dejo la página de la artista y el artículo por el que la he conocido, con imágenes duras, pero sin desperdicio y que consiguen que reflexionemos sobre cómo tratamos a nuestro cuerpo en cuanto a belleza se refiere.

Pongamos un poquito de conciencia y recordemos:

“Cada mujer que se sana a sí misma contribuye a sanar 
a todas las mujeres que la precedieron y a todas aquellas que vendrán después de ella” Dra. Christiane Northrup.

También te puede interesar:
Cuidarnos desde la salud y el respeto hacia nosotras mismas

Publicado por María Pérez

¿Cuándo hacer una revisión del suelo pélvico?

¿Cuándo hacer una revisión del suelo pélvico?

Sólo el 18% de las mujeres acude a una revisión del suelo pélvico tras haber dado a luz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Imagen: Daniel Lobo

La musculatura del suelo pélvico se relaciona no sólo con la continencia, que es quizás en lo que todos caemos cuando pensamos en sus funciones; también está relacionada con la respiración (de ahí que la risa, un estornudo o que subamos la voz pueda hacer que haya pérdidas cuando esta musculatura está débil), con la sujeción de los órganos pélvicos (la vejiga, el útero y el recto en el caso de las mujeres), con la estabilidad del tronco (lo que repecutirá en nuestra postura), con las relaciones sexuales y con el embarazo y el parto. De la integridad del periné dependerá en buena parte que todos ellos funcionen correctamente. De ahí la importancia de realizar las revisiones de suelo pélvico con el objetivo de comprobar que todo esté en orden y así prevenir o en su defecto iniciar un tratamiento lo antes posible. Los momentos claves en la vida de las mujeres serán antes y/o después del embarazo y en la perimenopausia.

Entonces ¿Cuándo hacer una revisión?

Responde a las siguientes preguntas:

– ¿Pierdes orina al hacer un esfuerzo (tos, reír, subir o bajar escaleras, coger peso…)?
– ¿Te entran ganas bruscas de orinar y no te da tiempo de llegar al baño?
– ¿Estas pérdidas afectan a tu vida diaria?
– ¿Tienes una sensación de bulto en la vagina?
– ¿Sientes dolor o molestia, durante o después de las relaciones sexuales?
– ¿Quieres recuperar la musculatura perineal después del parto?
– ¿Quieres conocer un poco más tu cuerpo?
– ¿Has sufrido alguna operación ginecológica como cesárea, histerectomía o por un prolapso (hernia vaginal)?
– ¿Entra aire en tu vagina?
– ¿Necesitas hacer grandes esfuerzos para defecar?
– ¿Practicas deportes de impacto (sales a correr, salto de trampolín, etc)?
¿Quieres aprender a cuidar tu periné?

Si has respondido que sí a una de ellas y te preocupa el estado de tu periné es el momento de hacer una revisión.

¿Por qué hacer una revisión completa? ¿No me sirve sólo con aprender a realizar los ejercicios?

Como os comentaba antes el suelo pélvico se relaciona con muchas actividades de nuestra vida diaria, pero es algo recíproco: igual que el periné influye en nuestra postura nuestra postura influirá en el periné por lo que debemos no sólo valorar el tono, la fuerza y la posición del periné, entre otras cosas, también nos fijaremos en la postura.

Por esto sólo realizar los ejercicios específicos del suelo pélvico no siempre nos va a asegurar una recuperación completa. Si quieres más información no te pierdas el artículo “Incontinencia y rehabilitación del suelo pélvico ¿Por qué no está funcionando?

Además hay otra serie de factores, como por ejemplo el estreñimiento, que van a afectar al estado de nuestro suelo pélvico y que tenemos que controlar antes de poder avanzar en el tratamiento.

¿En qué consiste una revisión de suelo pélvico?

En la primera sesión realizaremos una historia completa mediante una entrevista y una exploración física. Esta parte es muy importante pues nos ayudará a resolver tus dudas, descartar otras patologías y a elegir los pasos a seguir más adecuados según tus objetivos.
Te iré informando de las técnicas y maniobras que voy a realizar respetando tus deseos y necesidades.

Después pasaremos a la exploración. Primero valoraré tu postura, respiración, diafragma y abdomen. Te pediré una serie de actividades sencillas para ver cuál es su estado y como puede estar afectando a tu suelo pélvico.

Por último, mediante un tacto vaginal y acciones como toser o contraer tu suelo pélvico, conoceremos el estado de tu periné: su tono, movilidad, posición, etc. Siempre a tu ritmo y sin dolor, si quieres que pare en algún momento sólo tienes que decírmelo.

Quizás necesite más información sobre tus hábitos a la hora de ir al baño y tomar líquidos para lo que te entregaré un diario miccional que rellenarás antes de la próxima consulta.

Para terminar, te contaré todo lo que he encontrado y el tratamiento que te recomiendo, en caso de que lo necesites.

Si necesitas una consulta y valoración de tu suelo pélvico puedes escribirme a conciencia.eti@gmail.com o llamarme al 630201316.

¿Te ha gustado? ¡Comenta, comparte y multiplica!

Para más información:
Sólo el 18% de las mujeres se somete a una revisión de suelo pélvico tras el parto
Consulta de fisioterapia del suelo pélvico
Incontinencia y rehabilitación del suelo pélvico ¿Por qué no está funcionando?
– Consejos prácticos para mejorar la musculatura del suelo pélvico, por el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid

Publicado por María Pérez

Bolas chinas sí, bolas chinas no ¡Esa es la cuestión!

Bolas chinas sí, bolas chinas no ¡Esa es la cuestión!

Una pregunta recurrente en los talleres es sobre las bolas chinas ¿Es bueno utilizarlas? ¿Las tengo que usar todo el día, unas horas, unos minutos? ¿Cuáles son mejores?

Documentándome para escribir este artículo no me extraña en absoluto que haya dudas al respecto pues es un tema del que hay opiniones muy diversas.

¿Qué son las bolas chinas?

bolas chinasImagen: Adolfo Llopis Ibáñez

Un dato curioso sobre este aparatito es que se piensa que su origen es japonés y no chino. La leyenda generalizada que circula por internet es que un emperador con muchas concubinas las ideó para evitarse los preliminares (la vagina al detectar un objeto en su interior aumenta su lubricación). Más conocido es su uso por las geishas para fortalecer su musculatura perineal y aumentar su placer y el de sus amantes, de hecho también se conocen como bolas de Geisha.

En la actualidad encontramos en el mercado bolas chinas de todos los tipos y colores, con diferentes pesos, con una o dos bolas. Así que…

¿Cómo elegir entre tanto surtido?

Antes de nada sólo empezaremos a entrenar con las bolas chinas en el caso de poder sujetarlas. Si se nos caen significa que nuestro suelo pélvico está débil y primero tendremos que trabajarlo con otra serie de ejercicios, como los de toma de conciencia, Kegel con visualizaciones, etc.

Es importante que nos fijemos en el material, debe ser de fácil limpieza y debe evitar que proliferen hongos o bacterias; por todo esto son ideales las bolas de silicona médica. Aseguraos de que el cordón sea también de este material.

En cuanto a la forma y el peso dependerá de cada una.  Cuando utilizamos una sola bola podemos “jugar” a subirla y bajarla en la vagina cuando ya tenemos un buen control de la musculatura. Existen incluso modelos que vienen con dos bolas extraíbles e intercambiables con diferentes pesos. Como os digo dependerá del uso que le queramos dar y del dinero que nos queramos gastar.

También te vendrá bien tener un lubricante para introducirlas. Yo siempre recomiendo un lubricante de base agua, que nos permiten mantener el equilibrio de la flora vaginal y evitarnos infecciones, irritaciones y alergias.

Y una vez tengo mis bolas chinas ¿Qué hago con ellas? ¿Cuánto tiempo?

Una vez introducimos las bolas y las podemos mantener sin problemas mi recomendación es usarlas sólo para realizar el entrenamiento de suelo pélvico, con ejercicios como los Kegel entre otros. Otra forma en la que también recomiendo usarlas es para ejercicios concretos como baile (la danza del vientre por ejemplo) o caminar.

Tened en cuenta que una vez introducidas en la vagina no las sentiremos, salvo en movimientos bruscos que podemos notar la vibración que producen (cada bola tiene en su interior otra bola pequeña que es la que provoca esta vibración al moverse).

El tiempo que las llevaremos es importante: entre 5 y 20 minutos.

¿Por qué? Porque, aunque pueda parecer contradictorio, junto con la debilidad de esta musculatura el otro gran problema del periné es la contractura, el exceso de activación. Esto es fácil de entender si lo extrapolamos a la espalda. La mayoría de nosotros alguna vez hemos tenido una sobrecarga en la espalda y si habéis ido al fisio a muchos os sonará la frase: “Deberías ejercitar tu espalda, eso te ayudará a evitar las contracturas”. Un músculo débil cuando no puede con la carga diaria que le imponemos tiende a contracturarse para evitar males mayores. Del mismo modo el suelo pélvico puede estar contracturado y débil, y si además le ponemos un peso extra durante mucho tiempo esa contractura irá a más pudiendo aparecer molestia o dolor. Por lo tanto el entrenamiento del suelo pélvico (con o sin bolas chinas) deberá ser progresivo y tendremos que hacer hincapié en su relajación.

¿Y cómo saber que estamos relajando el suelo pélvico?

Primero nos debemos asegurar de realizar una activación correcta. Para ello podemos introducir un dedo en la vagina e intentar apretarlo con la musculatura. Notaremos la presión sobre el dedo a la mitad de la vagina aproximadamente. No te asustes si es una pequeña presión, lo importante es que no sientas que la vagina empuja y expulsa el dedo; en ese caso lo que estaremos haciendo será empujar y no contraer/activar.

Una vez dominamos la activación nos vamos a centrar en sentir la relajación: siente como desaparece esa presión del dedo e imagina que tu suelo pélvico es de chocolate y se deshace con el calor de tu cuerpo. De nuevo debes estar atenta para no empujar.

Si tienes dudas busca una fisioterapeuta experta allí donde vives para que te pueda guiar en estos ejercicios de forma correcta.

¿Me llevarán al orgasmo?

Para mí esta es una pregunta trampa. Se pueden utilizar como juguete sexual, contigo misma o con tu pareja.

Algo que no para de sorprenderme de esta zona es la cantidad de sensaciones variadas que nos puede aportar, y usar las bolas chinas con conciencia nos ayudará sin duda a entrenar también la sensibilidad, lo que repercutirá en tu vida sexual.

Resumiendo…

Os recomiendo que uséis las bolas chinas entre 5 y 20 minutos por sesión, aumentando el tiempo de forma progresiva, y para realizar ejercicios específicos de suelo pélvico o una actividad como baile o caminar. En cuanto a la frecuencia lo ideal es que entrenemos todos los días con o sin ellas (recuerda concentrarte también en relajarlo), pero esto dependerá del tiempo de cada una.

¿Tienes más dudas? ¡Comparte y comenta!

También te puede interesar:
¿Por qué tengo que cuidar mi suelo pélvico? ¿Y qué tiene que ver con una cama elástica?
Incontinencia y rehabilitación de suelo pélvico ¿Por qué no está funcionando?
El suelo pélvico tras el parto: tiempos y ejercicios (I)

Publicado por María Pérez

Consejos prácticos para mejorar la musculatura del suelo pélvico, por el Colegio de Fisioterapeutas de Madrid

Consejos prácticos para mejorar la musculatura del suelo pélvico, por el Colegio de Fisioterapeutas de Madrid

Al hilo de la última entrada, Fisioterapia del suelo pélvico ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Como?, me gustaría compartir con vosotras estos vídeos realizados por el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid.

En este primero médicos, fisios y pacientes se juntan para explicarnos qué es la fisioterapia urogenital y proctológica y hablarnos de la importancia de cuidar el suelo pélvico, no sólo cuando hay alguna patología.

La segunda parte nos cuentan algunos consejos para mejorar la musculatura del suelo pélvico. En los talleres hablamos mucho de los hábitos a la hora de ir al baño ya que no les damos importancia y pueden tener una repercusión negativa sobre el periné.

¿Te ha gustado? ¡Comparte y comenta!

Para más información:
¿Alguna vez te has fijado en tu postura a la hora de ir al baño?
Tres recursos para realizar un buen entrenamiento del suelo pélvico
Incontinencia y rehabilitación del suelo pélvico ¿Por qué no está funcionando?
Consulta de fisioterapia del suelo pélvico